¡¡¡DALE PLAY AL VIDEO!!!

¿QUÉ ES ODISEO ROCK?

¿Buscas un sitio para descargar música? ¡ENTONCES LÁRGATE A OTRO LADO!

ODISEO ROCK no es un blog con links para descargar discos, de esos hay millones por Internet.

ODISEO ROCK es diferente, es un blog con Videos y la historia musical de bandas ROCKERAS y METALERAS.

¡Así que ya lo sabes! No pierdas tu tiempo buscando acá para bajar discos, porque ODISEO ROCK, no es uno más del montón.

LO MÁS VISTO EN EL BLOG DURANTE ESTA SEMANA ES...

TAMBIÉN ELLOS TIENEN ALMA DE ROCKEROS!!!!

RANKING TOP TEN. LAS DIEZ COSAS MÁS VISTAS EN ODISEO ROCK SON:

ODISEO ROCK ¡¡CON ALMA DE ROCKERO!!

ODISEO ROCK  ¡¡CON ALMA DE ROCKERO!!
¡¡EN ESTE BLOG HASTA HOMERO SIMPSON DISFRUTA DEL ROCK AND ROLL!!
¿RECOMIENDAS ESTE BLOG? ¡DALE +1 Y VOTA PARA RECOMENDAR EL SITIO!

miércoles, 29 de junio de 2011

INTRODUCCIÓN 3 A LA ENTREVISTA CON ODISEO


POR PRINCESAWAPA

Cuando estaba llegando al lugar de la cita, reconocí a Odiseo de lejos. Observé que se encontraba parado leyendo tranquilamente a un costado de la pizzería.

Me acerqué lentamente lo menos posible, hasta situarme a unos 4 metros de él y me senté con cuidado en una de las típicas bancas del centro de Santiago. De esa manera cómodamente sentada, quedé frente a él mientras seguía muy enfrascado en su lectura.

Leía un grueso libro del escritor Ramsey Campbell, cuyo título era “Reencarnación Mortal”. La portada del libro me pareció impresionante, pues aparecía una mujer anciana arrancándose a tiras la piel ajada de la cara, mientras debajo asomaba otra piel tersa y joven.

Pero si la portada del libro me pareció impresionante, no menos impresionante me pareció Odiseo. Lo seguía contemplando muy atentamente desde mi banca sin que se diera cuenta, mientras transitaba la gente a nuestro alrededor en la calle.

Con mi escaso metro sesenta de estatura, me sentía enana cerca de él. Sin ser en extremo alto, Odiseo poseía una envergadura física que lo hacía verse el doble de ancho que alguien normal, eso mezclado a su serio rostro, hacía pensar que era un hombre de pocos amigos.


¿Cierto que la portada es impresionante, chicos?


Hace años atrás yo tuve una pareja que era mucho más alto que él, pero se trataba de un hombre delgado. En cambio Odiseo poseía la robustez de un luchador: espalda ancha y unos fornidos brazos cuyas velludas manos que rodeaban su libro, me dieron la impresión que eran capaces de partirlo en dos.

Su cabello suelto y ondulado llegaba poco más abajo del tórax. Le calculé cerca de un metro ochenta y unos 90 kilos. Vestía completamente de negro: jeans y una polera con un dibujo de una calavera con guadaña, que posiblemente representaba a la muerte, también zapatos negros y una mochila del mismo color.

Cuando volví a mirar su cara… ¡Di un respingo! Sus ojos estaban clavados en los míos y una sonrisa maliciosa se dibujaba en su rostro.

-¿Hace cuánto que estás sentada mirándome? –preguntó con voz firme.

Por un momento creí que estaba enojado y hasta pensé en huir… Pero me mantuve sentada, sin saber qué hacer. Se acercó lentamente, se agachó y besó mi mejilla derecha mientras decía: “un gusto conocerte, princesa”. Recuerdo que apenas tartamudeé unas palabras de saludo, mientras mis fosas nasales eran inundadas por un delicioso perfume de vainilla que emanaba de su cuerpo.

Pronto me repuse al darme cuenta que me comportaba como una niña, así que sonreí y le expliqué que estaba sentada mirándolo para cerciorarme de que era él. Odiseo volvió a sonreír maliciosamente y movió negativamente su cabeza como queriendo decir: “seguro, cómo no”.

Fuimos a la pizzería, gentilmente abrió la puerta para que pasara yo primero y pedimos una pizza gigante junto a unos refrescos con hielo, para aplacar los 29 grados de esa calurosa tarde de diciembre del 2010.

Quizá muchos hombres no lo sepan, pero nosotras a diferencia de ustedes no nos fijamos en demasía en el físico. ¡He visto hombres que nunca apartan sus ojos de mis pechos o trasero como si se los quisieran comer con la mirada!

Nosotras nos fijamos más en los ojos de los hombres, algunas para buscar rasgos de ternura, otras para ver adónde dirigen su mirada. Pensé que Odiseo se tentaría en contemplar mucho mi escote, pero curiosamente en casi todo momento mientras charlábamos, sus ojos seguían posados en los míos.

Sin ser muy apuesto, Odiseo tiene algo que no lo hace pasar desapercibido. No sé si sería su largo pelo negro con un pequeño toque caoba, o su mirada penetrante o si eran sus patillas de Manuel Rodríguez. Como fuese, posee un “algo” que llama mucho la atención.

Bueno, y debo reconocer que también me llenaba de emoción el estar sentada frente a uno de los responsables del blog de literatura popular más importante del continente americano, como lo es Bolsi & Pulp.

Reproducir toda la conversación mientras almorzábamos sería una locura, así que les entregaré la entrevista de manera resumida pero muy completa, para que todos queden felices.

PRÓXIMAMENTE… ¡LA ENTREVISTA!

No hay comentarios: